SAGRADO ALTAR SAGRADO

Un altar sagrado es un espacio que contiene elementos, creencias y objetos que proporcionan calma, protección y conexión con nosotros mismos. Estos no sólo se encuentran en templos, sino que también puedes crearlos en un rincón del hogar. Nuestra casa es nuestro espacio más sagrado, es refugio, protección, deberíamos sentirla como un rincón de serenidad. Crear un altar allí nos va a ayudar a conectar con esa sensación, y en este artículo les vamos a explicar cómo hacerlo.

¿Para qué crear un altar en casa?

Tener un altar en casa es una de las maneras en que puedes conectar con lo sagrado y tu espiritualidad todos los días, es un símbolo visible de unidad entre el ser y el universo, una conexión entre el cielo y la tierra. Todos anhelamos el sentido de algo sagrado en nuestras vidas y el altar nos ayuda a concretar un momento sagrado, un lugar sagrado, una relación u objeto, un anhelo humano natural por venerar algo. Por lo tanto, es una forma de conectarte diariamente con lo sagrado y su espiritualidad. Es también un espacio en el que puedes poner todo aquello que deseas venerar, agradecer y recordar todos los días. Nos facilita el contacto con nuestro Ser Superior, con los ángeles, guías espirituales, maestros ascendidos o con cualquier ser de luz en el que creamos y confiemos.

Tu altar es una representación externa de tu sincronización interna, es una forma de honrarte a ti mismo teniendo un lugar que es exclusivamente tuyo y que representa tus ideales. Nos permite tener un sitio donde rezar y pedir luz o guía divina, un lugar donde escuchar o recibir mensajes de las fuerzas espirituales y un lugar donde dar las gracias. Por lo tanto, allí es donde nos acercamos a agradecer y a honrar diferentes situaciones de nuestra vida.

¡No debes olvidar que el altar es una fuente de energía positiva, que emana luz y bendiciones a toda la casa, recargándola a su vez de buenas vibraciones!

¿Dónde armar mi altar sagrado?

La palabra altar proviene de una palabra latina que significa “lugar elevado”. Los altares generalmente se construyen o crean en una superficie plana o elevada. Debes buscar un espacio en tu casa con dirección Este, en lo posible. Luego, debes elegir la superficie, puede ser un escritorio o plataforma, también una repisa o una mesa pequeña. Lo ideal es que no se pongan los objetos directamente en el suelo ya que convertiremos ese rincón en sagrado y debemos darle valor y cuidarlo. El tamaño no es realmente importante, si no que el lugar escogido debe ser acogedor, limpio de polvo y desorden.

¿Qué elementos incluir en mi altar?

Debes tener presente que es algo puramente íntimo y personal, acá pondrás todos los objetos sagrados. Y tú determinas qué hace un objeto sagrado, basta con que tenga significado para ti y que traiga sentimientos de celebración, paz, amor o inspiración.

¡Armar un altar es un proceso creativo, por lo tanto, anímate a jugar y a seguir tu intuición!

Preparación: Debes comenzar haciendo una limpieza energética tanto del lugar donde vas a poner tu altar, como de ti mismo, esto a través de la meditación, un mantra o bien con las propiedades purificadoras y transmutadoras de energía del humo de un incienso o de la quema de resina. Luego, puedes poner un pequeño tapete de seda, por ejemplo, para demarcar esta zona sagrada.

Ya está listo para comenzar a incluir algunos objetos importantes para ti y que deberían estar en este lugar sagrado del hogar, como, por ejemplo, algo heredado de tus abuelos, algún regalo hecho por tu hijo, y cualquier recuerdo que queramos atesorar y honrar.

Lo siguiente, es poner el foco en tus sentidos, los cuales deben ser “alimentados”, ya que a tu altar irás cuando requieras elevar tus energías. Podrías incluir algún elemento que enamore tus ojos, como flores o plantas, una pequeña campana, instrumento que cree un sonido o una rueda de oración que lleve energía a nuestros oídos. También puedes incluir una vela, incienso o aceites esenciales para estimular el olfato durante la práctica espiritual.

Si tienes un gurú, figuras de divinidades o imágenes de maestros a quienes dedicas y agradeces tu práctica, es importante que estén en tu altar. Textos sagrados que estudies o leas también deben tener su lugar.

Además, tus piedras poderosas, malas y rosarios deben ir ahí. Cuando no los estés usando, puedes asegurarte de recargar sus energías en el altar. Y, por otro lado, tu cuaderno o diario donde decretas tus intenciones y objetivos debería descansar ahí, para mantener tu escritura llena de luz.

Por otra parte, lo recomendable es que el altar contenga los 5 elementos, por lo que debes poner bastante atención en este punto, y poder determinar qué elemento no está aún presente.

  • Fuego: Velas, telas o piedras de colores fuego.
  • Tierra: Objetos de madera, cristales, plantas, flores, objetos de la naturaleza como piñas, piedras, palos o frutos.
  • Agua: Cuenco, fuente, agua de florida o cualquier recipiente que la contenga.
  • Aire: Sahumerios, hierbas, palo santo, inciensos.
  • Éter: Es el espacio en sí mismo, lo invisible, el vacío aquello que hace posible lo demás. Puedes simbolizarlo con una imagen o figura de un ser de luz que te inspire.

Finalmente, y si así lo deseas, puedes situar los elementos que escogiste en el punto cardinal que le es propio energéticamente:

  • Norte: Tierra
  • Este: Aire
  • Sur: Fuego
  • Oeste: Agua

Tipos de Altares:

A la hora de clasificar los altares lo hacemos dependiendo de con qué propósito esté creado. Estos son solo algunos de los muchos tipos que existen:

  • Altar Básico: Se trata de un altar elemental que utiliza la energía de los cuatro elementos de la naturaleza. Es un altar muy popular en algunas culturas donde se rinde homenaje a la fuerza de la Madre Tierra. Acerca estos elementos a tu vida y rodéate de la energía positiva que transmiten.
  • Altar de Meditación: La principal característica de un altar para meditar es que suele incluir gemas y piedras poderosas para que sus propiedades metafísicas nos ayuden a conectar con el plano espiritual.
  • Altar para Metas: Este tipo de altar suele estar consagrado para perseguir un objetivo. Si deseas conseguir amor o protección, o conseguir fortuna y abundancia, este tipo de altar puede resultarte de gran utilidad.
  • Altar de Rituales: Con estos altares podemos realizar cualquier tipo de ritual. Es un lugar perfecto y mágico para guardar los amuletos que solemos usar en nuestras ceremonias, como piedras, resinas, velas o inciensos.
  • Altar para las memorias: Puede contener fotos de nuestros familiares fallecidos, flores frescas y recuerdos personales que homenajean la vida que deseas honrar.

¿Es necesario activar mi altar?

La activación diaria de tu altar es imprescindible para mantener viva tu intención. Recuerda que la energía sigue la intención, con lo cual pasar unos minutos delante de tu altar realizando un ritual corto, centrándote en tus pensamientos o agradeciendo, te proporciona focalización en tu intención, además de entregarte paz y armonía espiritual. El tiempo que inviertas en este ritual es el que tu decidas que le puedes dedicar diariamente. Habrá días en que podrás dedicar 2 minutos y otros 20 minutos.

Yo recomiendo que esta activación la realices por las mañanas, pues la sensación de tranquilidad y bienestar la llevas contigo durante el resto del día a donde vayas y en las actividades que hagas. Puedes encender una vela con la intención que le das a ese altar, como, por ejemplo, que llene tu casa de luz y amor, que la proteja, que sea una fuente de paz e inspiración… ¡Lo que tu desees! Con cada vela que prendas, tu altar se irá cargando de energía luminosa, cuanto más trabajes con él, mayor energía positiva irradiará.

– RITUALES – CEREMONIAS – REZOS – PLEGARIAS – MEDITACIONES – AFIRMACIONES – MANTRAS – AGRADECIMIENTOS – LIMPIEZAS –

Limpieza, Purificación y Protección de mi rincón sagrado:

No puedes olvidar que el altar es un lugar sagrado en el que se trabaja con energía y, por lo tanto, debe purificarse a menudo para alejar cualquier energía de bajo poder vibracional. Ten tus objetivos presentes mientras limpias tu altar y todo el ambiente que lo rodea. Para llevar a cabo esta limpieza nuestro elegido siempre es el incienso puro de copal, que, con sus propiedades purificadoras y protectoras, llena nuestros espacios de calma y armonía. También puedes empapar los cristales de tu altar en Agua de Florida, para potenciar el efecto protector, preferentemente cuarzo y/o amatista.

¿Es recomendable tener solo un altar?

Puedes tener todos los altares que quieras y que estimes necesario. Por ejemplo, puedes tener un altar para las memorias en el salón principal del hogar y un altar de meditación en tu habitación, este último, más de descanso y que transmita serenidad. Dentro de las recomendaciones, se encuentra poner un altar cerca de la entrada de la casa, puesto que recibe con buena energía a las visitas y es una manera de dejar claras las intenciones. Además, puedes consagras ese altar con la Abundancia y Prosperidad del hogar, y así intencionarlo.

“En esta casa solo vibra la luz y el amor”