En la antigua China creían que las distintas esencias provocaban diferentes reacciones: tranquilidad, recogimiento, lujo,